Sobre estos guiones de video

Este blog reúne al menos 90 guiones breves humorísticos que preparé para ser producidos y convertidos en videos subibles a YouTube.com o vendibles a canales de TV. Mi especulación es que los espectadores de YouTube los comenten favorablemente y los difundan entre la comunidad de internautas. De ese modo los videos podrán vender publicidad, incluir sutilmente descripciones de productos o servicios, y eventualmente llamar la atención de publicistas, productores de TV o de cine.

La categoría “Modelos” está pensada para promover chicas aspirantes a modelos o actrices.

El guión de cine o video es un género literario relativamente nuevo, ya que surgió con el cine en el inicio del siglo XX. Si bien sucede al teatro, inventado en 600 AC, las evoluciones de cámara, los trucos y los tiempos acelerados que impone Hollywood han cambiado bastante las reglas de juego.

Los guiones siempre son difíciles de leer, porque hay que imaginarse un montón de detalles visuales a partir de una descripción de texto.

Una solución es armar un “storyboard”, mezcla de texto e imágenes, a menudo resumiendo la totalidad de la obra para mayor facilidad de comunicación. Mejor aún sería una Prueba de Película, o Test Movie, bien descriptiva del producto final, pero “en borrador”.

Existen softwares que ayudan a escribir guiones, armando una base de datos con personajes, actores, escenarios, objetos y otros elementos, de modo de simplificar la escritura y la lectura, y de asegurar la consistencia del guión.

Un recurso que utilizo yo para facilitar la lectura de diálogos, y que aún no encontré en los softwares para escribir guiones, es adjudicar un color para cada personaje, de modo de no tener que leer cada vez el nombre del personaje diciendo cada frase.

Los softwares no me permiten la publicación en un blog, pero puedo usarlos para proyectos más largos y complejos, como por ejemplo un largometraje.

Estos recursos facilitan un poco la lectura del guión, pero aún se está lejos de conseguirse un modo i deal de trasmitir las propuestas del guionista a los posibles clientes o espectadores.

Muchas escenas son graciosas cuando están actuadas, y podemos ver las expresiones de un actor, identificarnos con él, y vernos arrrastrados a reirnos con las cosas que le ocurren. Todo eso es más difícil de lograr cuando se lee un guión, en el cual al mismo nivel aparecen las escenas principales y los detalles referentes a las luces, las cámaras, los ambientes, etc.

Han surgido recientemente varios softwares para representar escenas con esquemas, dibujos o animaciones, de modo de presentar gráficamente los guiones a los productores, inversores y otros lectores interesados. Aún así, saber usarlos requiere tantos o más recursos que realizar una actuación preliminar, con los actores leyendo el libreto, o con sustitutos de los actores estrella, y filmarla.

Otra alternativa es que el guionista, o un actor, relate ante la cámara el guión, leyendo, pero agregando matices de voz y actuación. Próximamente, alguna propuesta de este tipo para los que sientan pereza de leer los guiones.

Por favor, únanos a su red: