SuperGay

Un SuperHéroe gay va al modisto. Lleva calzas ajustadas rosas, una camiseta ajustada rosa, calada, con una S y una G en el pecho, capa, antifaz, y (opcional) un perrito chihuahua con capita roja. Cuando hace su entrada triunfal, se oye la música de Superman I.

– Mucho gusto, yo soy José María, el modisto.
– Encantado, yo soy SUPERGAY, el defensor de la justicia y los derechos de los diferentes.
– Pensé que eras Superman afectado por la kriptonita roja, esa que le causaba efectos imprevisibles.
– Vos tenés mucha historieta, igual que yo. Pero te digo la verdad, Superman, Batman, Robin, Flash, Linterna Verde, Aquaman, todos hombres sin ninguna chica alrededor. Vamos…alguno tendría que haber sido de los míos y no se animaba a decirlo.
supergay va al modisto

– Tenés razón. El otra día vinieron Gatúbela y Superniña a encargar traje de bodas… para ellas dos. Quien hubiera dicho… Hasta los SuperHéroes tienen derecho a elegir. Bueno, en qué te puedo ser útil?
– Quiero algo un poco más elaborado, en seda finita, con cintitas. No quiero ser una simple Superniña en rosa. Tengo que ser el mejor vestido de todos los superhéroes, sinó que clase de SuperGay sería.
– Lo que pasa es que un traje de seda finita se te va a romper en la primer pelea.
– No importa
– Y si tenés cintitas los malos te pueden agarrar de ellas y no te vas a poder escapar
– Ay que romántico. Dale con las cintitas nomás…
– Seré curioso, cual es tu superpoder?
– Vuelo
– Volás? Y no sabés el frío que hace allá arriba? Te haría falta ropa interior de lana y un buzo de nylon. Esa blusita calada no es lo ideal…
– Para qué? Yo vuelo en primera clase y tenemos calefacción. O me dan todas las frazadas que pueda necesitar
– Yo pensé que volabas como Súperman

– No, soy Azafata.

– Ahhh (desilusionado)… Y que opinan en la aerolínea de tu traje de SuperGay?
– No saben nada, al menos oficialmente. A veces hacemos alguna fiestita en la cabina, en los vuelos largos, y allí me pongo el disfraz. O el baile de disfraces de Carnaval.
– Que te parece seda finita rosa y turquesa, cintas amarillo patito, todo lleno de voladitos
– Genial. Llamáme cuando esté listo. (entrega una tarjetita de SuperGay). Gracias José María.
– Gracias a vos, SuperGay.

(ambos sonrien afectuosamente, quizá demasiado…

Por favor, únanos a su red: